Santa Clara-a-Velha (Coimbra)‏

Tout d'abord merci à mon ami Paco, homme chargé d'humanité et de large culture!
Voici en langue espagnole, un article sur le Monastère Santa Clara-a-Velha  à Coimbra, la belle ville Universitaire dont je vous ai déjà parlé, sur ce blog.
Ce Monument daté du XIII S., apporte à l'histoire du peuple portugais de la Région du Centre Litoral, une richesse considérable.
N'oublions pas le "Mondego" ce fleuve d'amour qui coule les larmes de la belle princesse Inês...éprise d'amour par Don Pedro...
Avec toute mon amitié.
Rosario Duarte da Costa
19/09/2009



Santa Clara-a-Velha (Coimbra)‏
De : Hors ligne@yahoo.es)
Envoyé : ven. 18/09/09 11:40
À :

Postal: COIMBRA

Mosteiro de Santa Clara-a-Velha. Rua das Parreiras. De martes a domingo, de 10.00 a 19.00 horas entre los meses de Mayo y Septiembre, y hasta las 17.00 horas de Octubre a Abril.
 
 
En crucero a la Ópera

COIMBRA.La recuperación del orgullo gótico

por Noelia Ferreiro desde Coimbra (Portugal) | Foto de Cristina Candel


 

Por estar en el momento inoportuno y en el lugar inadecuado acabó engullido por las aguas, sumido en las profundidades fluviales como un pecio arquitectónico cubierto de lodo y olvido. De eso hace ya cuatro siglos. El Monasterio de Santa Clara, esa maravilla del gótico que es el orgullo de la ciudad portuguesa de Coimbra, no pudo resistir a las crecidas del río Mondego. Y ello porque había sido levantado en un lugar equivocado.
 
Fundado en el siglo XIII por la abadesa doña Mor Dias, y entregado posteriormente a las monjas Clarisas, este convento gozó de una corta vida debido a las continuas inundaciones de ese mahulmorado río que terminó por anegarlo casi al completo, dejando sólo al descubierto su parte más alta: la cresta de sus tejados flotando tristes sobre el caudal. El monasterio quedó abandonado en 1677 y las monjas tuvieron que mudarse a otro monumento erigido en un lugar cercano y, por la cuenta que traía, más alto.
Sólo desde hace muy poco, y tras más de una década de intensos trabajos arqueológicos y de restauración -y también de una inversión de 7,4 millones de euros-, el convento de Santa Clara la Vieja ha vuelto a ver la luz del día. Para ello ha hecho falta drenar el río, desviarlo y encanjarlo tras una barrera para después iniciar tamañas obras de recuperación que han le han devuelto con creces su antiguo esplendor. Ahora el Monasterio cuenta con una agradable explanada verde que antecece la entrada al convento y con un bello Centro de Interpretación que recoge todos los objetos recuperados -porcelanas, rosarios, anillos, utensilios de uso personal...- y presenta un recorrido audiovisual por la historia de este antiguo convento. Un centro cuyo estilo arquitectónico está en las antípodas del gótico: un edificio contemporáneo de líneas sobrias y blancas. Desde la terraza del bar, sobre el suelo de madera y bajo las enormes sombrillas, las vistas a Santa Clara resultan únicas.
 
Obra crucial para el estudio del gótico portugués, la historia de este convento -que también acogió en su día a los peregrinos de Santiago de Compostela- está íntimamente ligada a los destinos de tres mujeres españolas que fueron reinas: Inés de Castro, Juana la Beltraneja y, sobre todo, Isabel de Aragón, Reina Santa y Patrona de Coimbra, que no sólo fue quien lo mandó construir -cuentan que ella misma dirigió las obras- sino también quien lo refundó después, en 1314, para que alcanzara su máximo esplendor. Y al morir, en 1336, también quiso ser enterrada en estas ruinas que ya no lo son.