(21/10/2010) Vision critique de la France de Mai 68 à 0cobre 2010! "la vanguardia" Espagne!

 

 

Image:curieuxlycee.blogspot.com/.../mai-68-la-bd.html

 

 

image: cpolitic.wordpress.com/.../

 

Vision critique...!!!

LA VANGUARDIA, 21 oct. 2010

Pilar Rahola

FRANCIA

 

 

Pilar Rahola

FRANCIA. De mayo del 68 a octubre del 2010

Y otro, parafraseando a Bakunin, remataba: "¡La pasión de la destrucción! Es una alegría creadora"

 
 
Da la impresión de que los franceses aún no han hecho la digestión del Mayo del 68 y acarrean desde entonces su pesado estómago. Su afición por intentar alcanzar el caos en cada protesta parece tener algo de genético. Como si el ADN francés se hubiera impregnado de su azarosa historia, tan repleta de episodios de toma de La Bastilla. Pero a diferencia de los tiempos en que esa misma historia cambió la historia de todos, los tiempos actuales se parecen más a una borrachera juvenil de fin de semana.
 

Aún no sabemos si el Mayo del 68 fue el inicio de un mundo nuevo, o los primeros estertores del final del viejo, pero el balance ya no resulta tan esplendoroso como parecía en los tiempos de la nostalgia. "La barricada cierra la calle pero abre el camino", decía uno de los grafitis de la literatura de la revuelta que fueron los muros de aquel mayo. Y otro, parafraseando a Bakunin, remataba: "¡La pasión de la destrucción! Es una alegría creadora".

De aquella alegría que alzaba la imaginación al poder no nació un mundo nuevo, sino un caos mental considerable que aún confunde cada protesta ciudadana con el inicio de una revolución. Lo de estos días, por ejemplo, es inconcebible. Que los sectores minoritarios que han declarado la guerra al Gobierno obstruyan las infraestructuras del país, paralizando el país entero, es muy preocupante en una democracia moderna. Y resulta sorprendente que el Gobierno de Sarkozy, poco dado a la tibieza, haya permitido llegar hasta aquí. Aunque conociendo a Sarko, poco amigo de perder el control, debe de estar presto a tomar la iniciativa. Sea como sea, la radical protesta sindical-estudiantil de estos días es bastante impresentable y aún más insolidaria. De entrada, Francia está debatiendo llegar a la edad de jubilación de... ¡62 años! Es decir, recortar en dos años el enorme privilegio que han tenido los trabajadores franceses, jubilándose durante décadas mucho antes que el resto de sus colegas europeos. Una edad que, a todas luces, resulta insostenible mantener, so pena de entrar en un crac del Estado de bienestar. Hay una diferencia entre luchar por los derechos o luchar por mantener los privilegios, y hoy la calle francesa está luchando por lo segundo. Además, y como de costumbre, los que toman el asfalto imponen la ley del fuerte al resto y, en consecuencia, sustituyen la ley por la jungla. Es un happening revolucionario, más que una protesta, y es un pulso político, mucho más que una lucha ciudadana.

El problema está en el clásico de las barbas y el vecino... Cuando Francia estornuda, algunos países enferman de gripe, y en España algunos empiezan a tomarle el gusto a la toma del asfalto. "Prohibido prohibir", decía el Mayo del 68, no se sabe si por exceso de alcohol o de estupidez. Porque algo está claro. Ese patético lema no era el principio de la libertad, sino el final de la civilización.

 

 


 

Pilar Rahola en LA VANGUARDIA, 20 oct, sobre los macroprostíbulos de la zona de Cataluña fronteriza con Francia y otros temas (antisistemas, salafistas...):
 
  

¿Han escogido nuestro país porque hace sol, les encanta el pan con tomate o son lectores de Rodoreda?

 
Pregunta del millón: los propietarios del mayor burdel de Europa, que se abrirá en La Jonquera, ¿han escogido nuestro territorio porque hace sol, les encanta el pan con tomate o son lectores voraces de Mercè Rodoreda? Es decir, pudiendo escoger países con un nivel de vida más alto, cuya capacidad de dispendio con lo más depravado de lo erótico-festivo podría ser más considerable, ¿por qué han venido al sur de Europa, en una zona trinchada por las hipotecas y el paro, a montar su negocio más importante?
  
Respuesta del millón: porque aquí encuentran una atmósfera más favorable que en ningún otro lugar. Es decir, para una inversión que no quiere que su perverso negocio sufra sobresaltos, es evidente que nuestro país se acerca al paraíso. Primero, porque existe más complacencia con la prostitución –es decir, menos mirada crítica sobre la maldad del fenómeno– que en el resto del continente, quizás por aquello de que tantos años de dictadura han creado una sociedad que confunde la libertad con el Far West. Segundo, porque fruto de ese estado de ánimo buenista, tenemos leyes tan tolerantes que se han convertido en un coladero para las mafias y el tráfico de personas. Y tercero, porque la obsesión de parecer más progres que nadie nos ha llevado a no debatir en serio uno de los tráficos de carne humana más denigrantes que existen. Y si algo intuyen los mercaderes de dicha carne, es dónde existen los vientos favorables. ¿Qué pasa pues?: que faltos de leyes claras, estamos gravemente faltos de autoridad.
 
 

Pregunta del millón: ¿los antisistema de toda Europa vienen a Barcelona a montarse sus performances porque es una ciudad bonita, les gusta la clara dicción del alcalde Hereu o son apasionados del bicing? Es decir, pudiendo ir a quemar coches, romper cristales y machacar el mobiliario urbano en cualquier ciudad más contaminada por el malvado capitalismo, ¿por qué han convertido nuestra capital en la capitalidad de su peculiar gincana violenta? Pues será por lo mismo del negocio de la prostitución. Porque en temas de orden y ley, este país tiene un lío mental de narices. Y así, faltos de leyes claras, estamos gravemente faltos de autoridad.

Pregunta del millón: ¿el salafismo más radical de toda Europa ha recalado en nuestro país porque adora la chanfaina catalana, idolatra a la Moreneta o está enamorado de la sardana? Es decir, pudiendo invertir sus esfuerzos en cualquier otro territorio con más tradición musulmana, ¿por qué han convertido a Catalunya en la capital europea del extremismo islámico? Pues nuevamente será porque somos tan acogedores que parecemos un osito de peluche. Y si algo intuyen los fundamentalistas, es la debilidad. Y así, faltos de leyes claras, estamos gravemente faltos de autoridad. "La ley sólo rige a los bárbaros", dijo alguien. Y si no hay, la ley no los rige, entonces, ¿quién lo hace?

 

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :