Culture: Cinéma: Sherlock se enfrenta a un secta anarquista en Barcelona‏!

Publié le par Rosario Duarte da Costa

Bonjour:

Mon ami catalan m'a envoyé cette page sur Sherlock. Je l'ai trouvée interessante.

J'ai décidé de ne pas la traduire car, les peuples Français et Portugais sont "Experts" en langue. N'est-ce pas?!

 

Donc, je laisse la langue de Cervantes devant la Francophonie

et la Lusophonie...

Rosario Duarte da costa

15/03/2012

 

COMIC. Sherlock se enfrenta a un secta anarquista en Barcelona‏

 13/03/2012
 
CULTURA | Cómic

Sherlock se enfrenta a un secta anarquista en Barcelona

El detective en el Arc de Triomf.
El detective en el Arc de Triomf.
Una niebla de oscuridad y misterio envuelve los 'años perdidos' de Sherlock Holmes. Entre 1891 y 1894 no hay noticias de Sherlock, al que Arthur Conan Doyle había abandonado en las cataratas de Reichenbach, despeñándolo junto a su archienemigo Moriarty. Pero la presión popular (editores, fans cabreados e incluso lectores que le enviaban cartas amenazadoras) le llevó a resucitar a su personaje. Cuando el detective reaparece en 'La casa vacía', le cuenta a su inseparable Watson que consiguió sobrevivir a la caída y que ha llevado a cabo algunas misiones en el Tíbet, Persia y Montpellier. ¿Qué pasaría si en esos años, Sherlock se hubiese detenido en Barcelona, una ciudad convulsa, hervidero de movimientos sociales y atentados anarquistas?
 
 
[foto de la noticia]
 
"Conan Doyle estaba harto de Sherlock y lo mató. Los 'holmesianos' llamamos a esos años oscuros el Gran Hiato, que va de 1891 a 1894", explica Sergio Colomino, miembro del Círculo Holmes y guionista del inminente ‘Sherlock Holmes, la conspiración de Barcelona’, que Norma editará en mayo coincidiendo con el Salón del Cómic (aunque el primer capítulo de la historieta ya se puede leer online. Sergio Colomino ha construido una sólida y canónica aventura ‘holmesiana’ en la capital catalana, apta para los más fans (él lo es, además de coleccionista de pastiches y mercadotecnia varia). ¿Qué hace Sherlock en la Barcelona de 1893? Perseguir a una secta anarquista y descubrir el paradero del submarino Ictíneo II de Narcís Monturiol.
 
"Sherlock es un icono, ya no es un personaje de Arthur Conan Doyle, ha dejado de pertenecerle, ahora es de todos", considera Colomino. Y este Holmes de cómic se parece más al agente 007 que a un detective victoriano. "Quería darle al cómic un toque 'noir', como el del cine negro. Barcelona aparece como una especie de Gotham, con un punto oscuro, gótico... Por eso en las viñetas hay mucho negro, el dibujo tiene mucha tinta, es denso... ¡Y no hay que olvidar las sombras y cómo se proyectan en los rostros de los personajes!", explica el dibujante Jordi Palomé, que se ha inspirado en las facciones del actor Jeremy Brett para dar forma al rostro de Holmes. En los 80 y 90, Brett encarnó al detective en la serie televisiva 'Las aventuras de Sherlock Holmes' y su minuciosidad a la hora de prepararse al personaje (siempre llevaba una copia del Canon de Conan Doyle consigo) le ha convertido en uno de los preferidos de los 'holmesianos'.
 
En 'Sherlock Holmes, la conspiración de Barcelona' hay de todo: escenas de acción trepidante (el cómic arranca con una sangrienta pelea callejera: un moderno Sherlock versus tres anarquistas armados con cuchillos), un guiño a Cervantes (aparece la misma imprenta de la calle del Call que visita el Quijote en la segunda parte y donse imprime su libro), una abrumadora documentación histórica (hasta el director del archivo del Liceu revisó una escena que transcurre en el teatro, en plena representación del ‘Guillermo Tell’ de Rossini), referencias al ‘anime’ de los 80 de Miyazaki (esa serie de dibujos animados en la que los personajes eran animales: Sherlock era, como no, un sabueso) y un homenaje a la película de Billy Wilder, ‘La vida privada de Sherlock Holmes’, donde también aparece un submarino (aquí, sin embargo, se trata del mítico Ictíneo II).
 
"Barcelona no es una ciudad victoriana, es modernista y gótica. Pero sí hay varias similitudes con el Londres de la época, empezando por el contraste entre la burguesía y la miseria de la clase obrera, que se organiza en varios movimientos, algunos pacíficos y otros violentos, para reclamar sus derechos. Era una época en la que la gente no sabía leer, había mucho analfabetismo, pero al mismo tiempo se construía la Sagrada Familia, las artes florecían, la burguesía se modernizaba...", describe Colomino.
 
[foto de la noticia]
 
El filme de Guy Ritchie, la serie de la BBC y decenas de títulos editoriales celebran el año Holmes, un homenaje al 125 aniversario de la publicación de su primera aventura, Estudio en escarlata, «una novela que pasó sin pena ni gloria», apunta Colomino. Su aventura en Barcelona se suma a la larga lista de novedades editoriales y podría tener una segunda parte. Porque en esos ‘años perdidos’ (llámense el Gran Hiato) Sherlock también pudo viajar a Moscú y San Petersburgo.
 

Publié dans Dialogues

Commenter cet article